¿QUÉ SE NECESITA PARA ABRIR UNA FARMACIA?

Abrir una farmacia puede resultar un negocio muy rentable. Como cualquier aventura empresarial, entraña ciertos riesgos pero, a pesar de las crisis que pudieran sobrevenir, las farmacias constituyen un sector estable solamente por el hecho de vender productos de primera necesidad, ligados a la salud que, en su mayor parte, se recetan bajo prescripción médica.

¿Qué se necesita para abrir una farmacia?

No obstante, antes de abrir un negocio de este tipo, es necesario cumplir una serie de requisitos legales específicos ya que no se trata de una empresa cualquiera. ¿Quieres saber cuáles? Te los detallamos a continuación:

  • Para abrir una farmacia, lo primero que hay que tener en cuenta es que es necesario contar con la autorización de instalación que concede, mediante concurso, la Consejería de Sanidad de cada Comunidad Autónoma cada cierto tiempo en base a lo recogido en el artículo 3 de Ley 16/1997 de Regulación de Servicios de Oficinas de Farmacia. Si no se cuenta con esta autorización, otra opción sería comprar una licencia existente o bien adquirir el permiso mediante un procedimiento de herencia.
  • El titular de la farmacia debe estar en posesión del título académico correspondiente con el sello del Colegio de Farmacéuticos y la cédula de colegiación.  
  • La ubicación de la farmacia es otro requisito a tener en cuenta. Se considera un servicio público y, por tanto, debe garantizarse el abastecimiento a la población que la rodea pero con una serie de condicionantes:
    • Solo se puede crear una farmacia por módulo de 2.800 habitantes. Se permite instalar una farmacia adicional si se sobrepasa esa cantidad en 2.000 habitantes.
    • La distancia de separación entre farmacias debe ser de 250 metros como mínimo.
  • El titular de la farmacia también deberá aportar una declaración de poseer los productos químicos, aparatos y utensilios autorizados por la Farmacopea Española IX Edición.
  • Otros documentos que se precisan son:
    • Plano del local sellado por el Colegio Farmacéutico
    • Contrato de arrendamiento del local
    • Licencia sanitaria o aviso de funcionamiento para la venta de medicamentos
    • Registro de patente de industria
    • Alta en Hacienda
  • Los locales de las farmacias también deben contar con unos requisitos mínimos de seguridad. Por ejemplo: contar con un espacio mínimo de 50 metros cuadrados, encontrarse en vía pública y de acceso libre o disponer de fuentes de iluminación, ventilación, temperatura y humedad óptimas.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es que una persona que no tenga el título académico también puede comprar una farmacia, convirtiéndose en socio económico y aportando el presupuesto necesario para que el farmacéutico pueda abrir y dirigir este negocio. Esta opción podría ser beneficiosa para ambas partes, tanto para la persona jurídica que recibe beneficios de la gestión como para el propio gestor (farmacéutico) que se encarga de la dirección de la farmacia.  

Si tienes intención de adquirir tu propia farmacia o ya has iniciado este camino, en Mur Asesores te ofrecemos un completo asesoramiento laboral, fiscal y contable para optimizar tu negocio informándote sobre las opciones más adecuadas en el marco de la legalidad vigente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín