Cómo afecta la llegada del RGPD el 25 de mayo a los clubes deportivos

El 25 de mayo de 2016 entró en vigor el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD), que sustituirá a la actual normativa vigente y que comenzará a aplicarse el 25 de mayo de 2018. Este periodo de dos años tiene como objetivo permitir que los Estados de la Unión Europea, las Instituciones y también las empresas y organizaciones que tratan datos vayan preparándose y adaptándose para el momento en que el Reglamento sea aplicable.

 

Mur Patrocina un deportista copia

Un club deportivo profesional o no profesional, cualquiera que sea su disciplina, de fútbol, de baloncesto, gimnasia, etc…, precisa de una estructura “empresarial” compuesta por una cúpula directiva, empleados, colaboradores y, sobre todo, el equipo deportivo, sin el cual todo lo demás no existiría. Además, cuenta con una masa social que presta su apoyo al club, junto con proveedores y patrocinadores.

De esta manera, un club deportivo llega a manejar una gran cantidad de datos de carácter personal que debe tratar con arreglo al NUEVO REGLAMENTO EUROPEO DE PROTECCION DE DATOS (RGPD) con el fin de que su normal funcionamiento no se vea alterado por una mala gestión en este sentido, que puede castigarse con multas: las más bajas serán 10 millones de euros o el 2% del volumen negocio, o presupuesto en el caso de clubs, total anual del ejercicio anterior (la cifra que sea de mayor cuantía). Por su parte, las más elevadas ascenderán a 20 millones de euros o el 4% del volumen total anual de ejercicio anterior, también la que sea de mayor cuantía.

 

En primer lugar, un club no es nada sin sus socios, de quienes obtendrá sus datos personales: desde el nombre y la dirección hasta, en su caso, el número de cuenta bancaria. También gestionará los datos de carácter personal de quienes mantengan una relación laboral con el club: jugadores, empleados, directivos, candidatos a trabajar en el club que entregan su currículum, etc.

Las compensaciones de voluntarios (jóvenes de la cantera y otros que apoyan al club de manera altruista), colaboradores (árbitros, fisioterapeutas, etc.) y proveedores también suele ser amplia, y aumenta cuanto mayor sea el club, que tendrá en su poder los datos personales de todos los que la componen. Además, si existen cámaras de videovigilancia en el club, se tratarán datos de carácter personal de todas aquellas personas que acceden a las instalaciones de la entidad.

Con todos estos grupos, el club es el responsable del tratamiento de los mismos. Además, asegurará que los datos han sido obtenidos de manera lícita; deberá garantizar el cumplimiento de los deberes de secreto, seguridad, y obtendrá el consentimiento para el tratamiento de los datos personales y facilitará y garantizará el ejercicio de los derechos de oposición al tratamiento, acceso, rectificación, derecho al olvido y cancelación, entre otras obligaciones.

Entre las novedades y las medidas fortalecidas del RGPD se incluyen los derechos de acceso, el derecho al olvido, y a la portabilidad de los datos. Los controladores y los procesadores de datos tienen la obligación de comunicar de forma clara estos derechos a los individuos de los que toman los datos:

  • Cuánto tiempo se guardará la información
  • Si la información será transferida a otros países
  • Información sobre el derecho a acceder a sus datos personales
  • Información sobre el derecho a que su información sea borrada o rectificada en determinadas circunstancias
  • Condiciones de control reforzadas: el consentimiento debe ser claro y fácil de distinguir, y debe ser proporcionado usando un lenguaje claro y llano. Además, debe ser tan fácil de revocar como de dar.
  • Obligación de poner medidas preventivas de protección de datos
  • Deber de informar sobre brechas de seguridad
  • La figura del Delegado de Protección de Datos
  • Medidas técnicas y organizativas más estrictas
  • Etc..

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro boletín